Mascarilla natural con limón

¿Quieres cuidar de tu piel?

No, no somos un blog de belleza, pero al tratarse de algo totalmente natural y comestible, aunque no nos la vamos a comer, tenemos la excusa perfecta para compartirlo contigo. Un truco más de cómo emplear nuestro gran aliado, el limón. Este remedio vale para cualquier persona que desee tratar y cuidar su piel.

limón

 

¡No es cuestión de género!

Si eres de las personas que lo de tomar dos litros de agua diarios solo lo cumple en verano, a continuación, te dejamos un pequeño consejo para mantener la piel hidratada durante todo el año ya que nuestra dermis necesita mimos y esta mascarilla te ayudará a lucir una piel fresca, iluminada e hidratada.

Primero exfolia

Antes de ponernos manos a la obra, sería ideal exfoliar la piel. Si seguimos en la línea de los productos naturales puedes utilizar café molido con aceite de oliva, y masajear la cara con cuidado y realizando pequeños círculos para activar la circulación. Un utensilio cada vez más extendido es el cepillo facial de silicona.

Beneficios del cepillo facial

cepillo facial

Entre sus grandes beneficios, se encuentran:

  • Elimina las células muertas: el cepillo facial realiza una suave exfoliación sobre la piel del rostro para eliminar las células muertas y renovar la piel.
  • Menos impurezas: el cepillo incide en las zonas que acumulan más impurezas como mejillas, nariz, barbilla y frente. Así, descongestiona los poros y elimina la suciedad y grasa de la piel, incluso restos de maquillaje.
  • Más luminosidad: el cepillo facial realiza un masaje sobre la piel que reactiva la circulación sanguínea; de esta manera, la piel se oxigena volviéndose más fresca y luminosa.
  • Más joven: la limpieza de cutis con cepillo facial actúa en las zonas propensas a generar arrugas y líneas de expresión, aportando apariencia de mayor firmeza.

Toma nota de los ingredientes que lleva esta mascarilla que puedes realizar tranquilamente en casa. ¡Vamos allá!

Ingredientes para la mascarilla

  • Pepino
  • Miel
  • Limón

*Los ingredientes de este  remedio casero y mágico, como ves, son pocos, fáciles de encontrar en casa y baratos. Ahora te contamos un poco de lo que aporta cada uno:

– Pepino: El pepino ayuda a tonificar e hidratar, tiene el mismo PH que nuestra piel y esto hace que sea ideal para restaurar nuestro PH natural, el cual se ve afectado por diferentes motivos como la contaminación, limpiadores, jabones, etc. Todos hemos visto alguna vez, en alguna película americana, por ejemplo, una chica con dos rodajas de pepino en los ojos relajándose. Este es uno de los remedios caseros clásicos para eliminar las ojeras y refrescar la mirada y lo podemos hacer mientras nos aplicamos esta mascarilla. Además, el pepino aporta una buena cantidad de vitamina E, agua y aceites naturales que llevarán a una piel suave y brillante y a otorgarle vitalidad e hidratación. ¡Un 10 para el pepino!

– Limón: El limón ayuda a blanquear manchas en la piel, curar el acné y darle un brillo especial a nuestro cutis. Pero debe ser usado con moderación, no a diario, porque puede ser abrasivo y dañar, por eso después de aplicarnos nuestra mascarilla nos lavaremos bien la cara y nos aplicaremos crema solar.

– Miel: La miel es rica en vitaminas y minerales, contiene aminoácidos y enzimas vitales para las células. La miel ayuda a sanar y cicatrizar heridas, tiene propiedades antibióticas, antivirales y antisépticas, antiinflamatorias, anticarcinógenas y antialergénicas. Rica en antioxidantes, ayuda a tratar el acné y es óptima para pieles sensibles. ¡Por algo, junto al aceite, les llaman el oro líquido!

limon belleza

Preparación

  • Conservamos dos rodajas del pepino para los ojos después lo pelamos y lo troceamos.
  • Exprimimos medio limón.
  • Batimos la pulpa del pepino.
  • Mezclamos bien 1/4 de vaso de miel y el limón.
  • Mezclamos el pepino con el potingue de miel y limón. Lo dejamos 15 minutos en la nevera y aplicamos en la piel.
  • Dejamos que la mascarilla actúe durante 20 minutos con un poco de buena música.
  • Nos lavamos la cara bien. Un poco de crema solar y…

¡A disfrutar y salir brillando con luz propia a la calle!