USOS MEDICINALES DEL LIMÓN

El limón es por diferencia, la fruta con más usos medicinales y terapéuticos gracias a su alto contenido de vitaminas, especialmente de vitamina C, y sus propiedades antisépticas y bactericidas. A pesar de su propio sabor es un poderoso neutralizante de la acidez de la sangre y es depurativo.

El zumo del limón es el mejor sustituto del vinagre y tiene excelentes propiedades desinfectantes. Es conocido como la fruta de los mil usos, por su valor incuestionable en la cocina y sus innumerables propiedades médicas:

 

Hígado: Tomar el zumo de 2 limones, media hora antes de almuerzo y comida, durante 3 semanas. Descansar una y repetir la misma dosis durante otras 3 semanas. Continuar de la misma forma hasta completar 3 meses.

 

Hemorragias nasales: Aspirar zumo de limón por la nariz para detenerlas. En esta misma forma se descongestiona la cabeza cuando se sufre un resfriado.

 

Artritis: Mezclar el zumo de 2 limones, con dos cucharadas de aceite de comer. Tomarlo en ayunas hasta notar mejoría y descontinuar cuando se crea necesario.

 

Gripe: Hervir 20 gramos de corteza de limón en 1/2 litro de agua. Tomar una taza al acostarse.

 

Hipertensión (presión arterial alta)  y arteriosclerosis: Tomar zumo de limón.

 

Inflamaciones de boca y garganta: Hacer enjuagatorios o gárgaras utilizando agua tibia con limón.

 

Úlceras: erupciones de la piel, llagas: Aplicar zumo de limón sobre las partes afectadas. Es gran cicatrizante y microbicida.

 

Lombrices : Consumir la corteza rallada, con un poco de azúcar, tomado continuamente durante el día es un remedio efectivo.

 

Dentífrico: El zumo de limón en un vaso de agua caliente quita el sarro de los dientes y acaba con el mal aliento, pero debe tenerse la precaución de enjuagarse bien la boca para eliminar el ácido cítrico que deja el limón, pues este daña el esmalte de los dientes.

 

Amigdalitis: Es muy molesto sentir ese dolor ocasionado por las amígdalas inflamadas al punto de no poder pasar saliva con facilidad, por ello se recomienda mezclar el zumo de un limón, una cucharadita de bicarbonato de soda, una cucharada de miel de abejas y un vaso de agua, revolver muy bien y colocarlo al fuego. Una vez la sustancia esté caliente déjela tibiar y haga gárgaras por un periodo de 5 minutos, sentirá un gran alivio.

En caso de requerir de una solución rápida sin importar el dolor que esta pueda causar, es aconsejable preparar una mezcla del jugo de tres limones, una gota de tintura de merthiolate, una pizca de sal y una cucharada de miel de abejas. Se debe remojar en un poco de algodón y limpiar las amígdalas con esta sustancia, sentirá un pequeño dolor comparado con la rapidez del alivio.

 

Callos: para eliminarlos cogemos una pastilla cualquiera, la trituramos al punto de dejarla hecha polvo y le agregamos el zumo de limón. Esta mezcla se debe aplicar todas las noches y en poco tiempo se notará los resultados.

 

Cálculos biliares, enfermedades del hígado: Tomar zumo de limón con aceite de oliva.

 

Cutis graso, marchito y arrugado: Mezclar una yema de huevo con una cucharadita de aceite de oliva y agregar unas gotas de limón. Aplicar durante 15 minutos y retirar con leche o agua tibia.

 

Ronquera: Añadimos al zumo de limón zumo de cebolla (rallándola y colando el zumo), endulzado con miel de abejas, es excelente en caso de ronquera y problemas del sistema respiratorio.

 

Problemas de garganta: Se hacen gárgaras del zumo de limón con agua y se repiten las veces que el organismo lo tolere (cada dos horas o tres veces al día).

 

Fiebre : Cuando se quiere bajar rápidamente la fiebre, se baña al paciente en agua tibia y/o se parte un limón por la mitad y en cada axila se pone una de las mitades por el lado donde este la pulpa, de tal manera que el limón absorba el calor de la piel. Consumir limonada endulzada con miel de abejas.

 

Diuréticoantiséptico y refrescante: El limón es astringente, limpia y desinfecta; es refrescante, antiséptico (destruye gérmenes infecciosos), diurético (elimina las toxinas) y aporta vitaminas entre ellas la C.

 

Diarrea : Consumir agua con limón las veces que se pueda durante el día.

 

Urticaria crónica: Tomar en ayunas durante varios días, dos cucharadas de aceite de almendras con zumo de limón.

 

Expectorante o sudorífica: Preparar una infusión de amapola con cinco gramos de sus flores en medio litro de agua adicionando zumo de limón y/o miel de abejas.

 

Dolor de cabeza o cefalalgia : Preparar una taza de café bien caliente y tomarlo adicionando unas gotas de limón.

 

 

http://www.misabueso.com/salud/Lim%C3%B3n.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>